El jardín

Las mariposas de ala azul aletean entre cálices rosados. Elaine pasea entre los parterres, descalza sobre el enlosado camino, que ondea, un riachuelo, un dédalo emparedado por la floresta encantada. Su falda celeste, a veces azotada por el viento, a veces flotante entre mil colores desleídos, sobre tobillos esbeltos.

“Un jardín, un árbol, una maleza, un bosque y una enamorada. ¡Muy bien! Estos son, más o menos, ¡los pensamientos que caben en la cabeza de un pájaro! Y las flores que perfuman, y los frutos que maduran, y la rama donde se ha posado un pájaro que toma el sol y pía, y la primavera que llega, y el invierno que se va; y fuera de esto, nada más… ¡aparte del aletargamiento!” [Pasaje traducido de un escrito de Schiller sobre la poesía trovadoresca]

Manos que cierran, temblorosas, el libro de Cartas sobre la belleza. Rebeca/Elaine levan la mirada zarca, suplicante.

¿Y si no queremos nada más? Y si, fuera del jardín, solo nos queda el dolor…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s